When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

PARTIDO RADICAL: 155 AÑOS DE VIDA

Que los principios de Fraternidad, Igualdad y Libertad que guiaron su accionar y contribuyeron a dar forma a un país Laico, Socialista y Democrático, retomen su vigencia y catapulten nuevamente a la vanguardia social a una Partido inserto en la historia e identidad del país. Se cumplen 155 años de vida Partido Radical y queda mucho por hacer, sobre todo en estos tiempos… mejores?

El 27 de diciembre de 1863, siguiendo la convocatoria de don Pedro León Gallo, uno de los próceres y gestores fundamentales en la creación del ideario radical, se reúne la “Asamblea Electoral de Copiapó”, para “una reunión de los electores del partido liberal reformista […] quienes deberán aceptar en las siguientes sesiones, por sí o por apoderado, el programa discutido y aprobado por la misma asamblea”. Ahora bien, ¿por qué se habla de liberales reformistas en esta convocatoria? Porque el entonces Partido Liberal, que debía agrupar a los militantes más progresistas del país, estaba dividido porque uno de los sectores estaba renunciando a sus principios y había pactado con los grupos más conservadores. El sector convocado era el de los llamados también, “liberales rojos” o “liberales radicales”. Para comprender esta situación hay que contextualizar este hecho histórico, algunos días antes, 8 de noviembre de 1863, el propio Pedro León Gallo había sido invitado a una reunión en su honor en Valparaíso. En la oportunidad el invitado ilustre señaló: ““En medio de la concordia que dominaba este banquete, se acaba de pronunciar la palabra rojo, en un sentido ofensivo. Pues bien, yo la acepto en toda su extensión. ¿Qué significa el rojismo? Significa la abnegación, el sacrificio y aun la muerte para los defensores del derecho y la eterna justicia”.

Es pertinente recordar que quienes fueron parte de esta reunión en Valparaíso y luego de la asamblea electoral de este puerto, como también quienes dieron inicio a la asamblea electoral en Santiago y a la propia asamblea electoral de Copiapó eran los herederos de jornadas importantes de nuestra historia.

Primero, muchos fueron integrantes de la Sociedad de la Igualdad, conformada por Santiago Arcos y Francisco Bilbao, cuyos principios fueron tomados en forma casi íntegra por este movimiento, que originalmente culminaron en el levantamiento de 1851 y finalmente quedaron plasmados en la Convención Radical de 1888; Además, estaban los que participaron del levantamiento por una Asamblea Constituyente, también contra el gobierno autoritario de Manuel Montt, en 1859, con el propio Pedro León Gallo a la cabeza.

En Copiapó, el 3 de noviembre de 1858 se organizaba una junta política bajo la presidencia de Pedro León Gallo, con el propósito de “imitar a la ‘Sociedad de la Igualdad’ fundada por Bilbao en Santiago” y esta junta da origen, el 12 del mismo mes, a la fundación del “Club Constituyente” bajo la presidencia de P. L. Gallo.

Al mismo tiempo se formó un Círculo de Obreros, con Pedro Pablo Zapata como presidente. El año anterior (1857) otro insigne radical y fundador del PR, Manuel Antonio Matta, había fundado con Benjamín Vicuña Mackenna el diario “La Asamblea Constituyente”, con el que se configuró el carácter político central de sus propuestas, la Reforma (radical) de la Constitución de 1833, por medio de una Asamblea Constituyente que pusiera fin al autoritarismo y al despotismo de los llamados “gobiernos decenios”, debido a la reelección corrupta de los mandatarios.

Esta configuración que posibilitó una nueva “sociabilidad” en Chile, unió la cultura, la lucha social y la política radical en una sola vertiente. Los “Clubes Radicales”, luego de esta histórica Asamblea Electoral de Copiapó que hoy conmemoramos, así como las “Sociedades”, los “Círculos”, las “Asambleas” fueron las instancias sociales y políticas en las cuales se formó y se hizo fuerte el radicalismo, de la mano de iniciativas sociales, signadas por un carácter fuertemente “filantrópico” como la Compañía de Bomberos y otras organizaciones voluntarias. El carácter político de estas instancias no debe ignorarse, no es casual que el historiador Barros Arana señalara que el gobierno de Manuel Montt intentó impedir la creación de nuevas compañías de bomberos voluntarias y que donde fueron creadas (Valparaíso) allí estuvo él, así como en la de 1854 que denominaron “Agustín Edwards y Matías Cousiño” para evitar todo atisbo revolucionario.
Así es, en Copiapó, la misma ciudad donde Valentín Letelier comenzó su labor docente (1875) que lo llevaría a ser el orador principal en la Convención de 1906, donde señaló: “el Partido Radical es el partido de los desposeídos, será socialista o no será nada“, y que al menos en lo de “socialista” contó con el apoyo del otro gran orador e ilustre contendor, Enrique Mac Iver.
Es hora de despertar al radicalismo, nacido en las luchas por las necesidades políticas y sociales, en contacto con nuestras/os compatriotas en la calle y en los debates de la base social por medio de las asambleas como eje fundamental del espíritu democrático

Para que viva hay que movilizarse y levantar la voz, ¡¡Juntos en la idea y en la acción!!