When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

SAG ENTREGA UNA CRÍA DE PUDÚ AL CENTRO DE REHABILITACIÓN DE FAUNA SILVESTRE DE LA UNIVERSIDAD SAN SEBASTIÁN

Trabajadores del Parque Pumalín en Chaitén hicieron entrega de una cría de pudú (Pudu puda) al Servicio Agrícola y Ganadero, SAG.

Según explicó Francisco Osses, jefe de la oficina provincial del SAG en Palena, se trata de un pequeño ciervo, un macho recién nacido – por las condiciones a la vista -con presencia de cordón umbilical y trazas de sangre.

“Frente a ese escenario lo primero que hicimos fue realizar una primera evaluación del estado de salud del ejemplar y suministrar leche. Por tratarse de una cría recién nacida, el ejemplar fue derivado al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre (CEREFAS) de la Universidad San Sebastián en Puerto Montt, donde permanecerá hasta que se determine su aptitud para regresar al medio natural o algún plantel de fauna silvestre que lo pueda recibir para continuar con su proceso de rehabilitación.

Según expresó Osses es importante que la gente tenga conciencia de la importancia de proteger la fauna autóctona de la zona. “El SAG necesita el apoyo de la comunidad y de otros organismos para proteger el patrimonio natural”, acotó. De igual modo, hizo un llamado a la comunidad de la provincia de Palena y a sus visitantes a proteger a las especies silvestres y a manejar con precaución en las carreteras que cruzan hábitat y corredores naturales de especies nativas como el pudú.

Cabe indicar que el pudú es un ciervo nativo de los bosques de Chile. Está catalogado en Categoría Vulnerable, por el Reglamento de Ley de Caza, D.S N° 05 de 1998 y sus modificaciones, encontrándose su caza prohibida en todo el territorio nacional.

Es un pequeño cérvido que mide entre 36 y 41 centímetros de largo y cuyo peso oscila entre los 7 y 10 kilogramos. Su pelaje es de color pardo-oscuro y tiene una cola pequeña. Es un animal herbívoro, que se alimenta principalmente de hojas de arbustos nativos, semillas y frutos silvestres.

“Los problemas que afectan a esta especie de cérvido son la pérdida de bosques, los ataques de perros, y los atropellos cuando circulan en carreteras”, precisó Osses.